Make your own free website on Tripod.com

R:. L:. S:. Delfos Nº 3

Jurisdicción de la Ser:. Gr:. Log:. Del R:. E:. A:. A:. del Perú

 

Programa Masónico 

         La Masonería tal como está hoy constituida y como la comprendemos nosotros es la asociación     de hombres honrados, y de buena voluntad de todas las naciones, que laboran indefinidamente hacia la conquista del progreso y de la libertad y que se consagran al estudio de las leyes de la naturaleza con el fín de ser útiles a sus semejantes que cooperan al perfeccionamiento de la humanidad.

Proclama como principios fundamentales las creencias en la existencia del Gran Arquitecto del Universo, origen fuente de todas las cosas, y en la inmortalidad del alma.

 Exige de sus miembros un conocimiento expreso de estas creencias, dejando que cada uno tribute su culto a su Dios del modo y forma que en conciencia crea más aceptable a EL.

 Es la escuela de familia y vínculo de fraternidad entre los hombres honrados y de buena voluntad de todas las naciones.

Luchando constantemente hacia la investigación de la verdad, el desarrollo de la ciencia, la conquista de la Libertad, es una corporación pacífica y legal, pero permanente contra el despotismo político y el fanatismo religioso.

El objeto que se propone la Masonería, es:

EN RELIGIÓN.- Fundar y defender de todos modos la libertad de conciencia y el libre examen; combatir por todas partes y bajo toda forma el dogma y la revelación que vinculan la ciencia y que están en pugna contra el progreso; sustituir a la superstición y al fanatismo en la investigación de la verdad y la tolerancia de cada convicción honrada.

EN POLÍTICA.- Fundar en todas partes el reino de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad; hacer la guerra al despotismo bajo todas sus formas; hacer respetar siempre los imprescindibles derechos de los individuos y la humanidad y combatir todas las iniquidades sociales.

EN MORAL.- Favorecer la emancipación del hombre mediante el trabajo, buscar sobre todo el mejoramiento de las clases humildes; obtener de cada hermano masón el respeto de las leyes del honor, de la familia masónica y el mundo profano; favorecer con todas sus fuerzas el progreso moral, intelectual y material del individuo y de la sociedad; trabajar por la más grande felicidad el mayor número y luchar individualmente y en común por el progreso.

El deber de cada masón estriba en la prohibición de “no hacer a los otros aquello que no queremos que se nos haga a nosotros mismos”.

La Virtud y la Caridad nos obligan a hacer por otros lo que deseamos que se nos haga.

Cada hermano masón debe vivir siempre en buenas relaciones con sus hermanos sacrificando en caso necesario, sus propios sentimientos. Debe observar fielmente los usos y ritos de la orden y conducirse en todo y por todo según las reglas de la honestidad y del honor.

Debe tomar la iniciativa en todo progreso, ayudando por consiguiente a sus hermanos sin distinción de clase, rango, religión o nacionalidad.

Debe con su conducta, aún en el mundo profano dar el ejemplo de la dignidad personal, de temperatura, de justicia, honradez, de lealtad y de caridad.

Debe procurar ser buen padre, buen hijo, buen hermano, buen esposo y buen ciudadano.

La masonería ejercita y profesa el orden y respeto de las leyes libremente consentidas por la mayoría y la obediencia a la autoridad legalmente constituida.

No impone sus principios, pero los propaga por medio de la caridad, la fraternidad y la persuasión.

No liga a sus miembros a una determinada creencia sino que deja a cada uno obedecer a su propia convicción, con tal que ella no sea incompatible con la libertad de todos y con el progreso de la humanidad.

La masonería no es una asociación secreta; secretos en la familia masónica son los signos, palabras de reconocimiento, símbolos, las ceremonias y todo aquello que es sagrado en cualquier familia o asociación privada, pero las tendencias, principios y manera de proceder de los masones pueden manifestarse a la faz del sol.

Todo masón con tal que no haya perdido la calidad por su propia voluntad o por faltar a sus deberes, es un hermano. Todos los hermanos, sin distinción de rango o de nacionalidad se deben amor cordial, socorro y apoyo.

                La unión de los masones se extiende en todo el mundo, es la sola asociación conocida que abraza a toda la familia humana sin distinción de castas, de culto, de creencias o de razas.

             Por último, el que aspire a proponerse como candidato, debe ejercitar la temperancia, ser industrioso y aplicado a su profesión, fiel a su Jefe o Maestro, practicar la virtud, partir de su pan con el necesitado y no comer el de otro sin ganarle, enseñar el verdadero camino al viajero extraviado, huir del juego, la embriaguez, la usura y de todos los vicios que condena la moral; y finalmente prestar a sus hermanos cuantos socorros, auxilios y protección le permitan las circunstancias.

            El aspirante que penetrado de estas bases se encuentra capaz de llenar cumplidamente el objeto pondrá su firma a la declaración que se halla al frente de este programa.

 

*

 *          *

 

 



Última actualización 13/08/2003